jueves, 19 de julio de 2012

Quinquis ochenteros

Me declaro fan de todos los quinquis ochenteros. 

No puedo evitar que me causen una extraña mezcla entre admiración, lástima y cariño al mismo tiempo. Los "canis" (y voy a usar esta palabra para definir la nueva generación) actuales ya no estilan este tipo de macarrismo, cuando aún las vidas estaban regidas por un peculiar código de honor y cada frase no incluía una pulla. Cuando los quinquis no se enorgullecían de serlo, simplemente, lo eran. Cuando los chavales que eran callejeros lo eran por huevos, porque no tenían donde caerse muertos, y sacaban la cara porque no tenían otra opción para salir adelante en el mundo que conocían. No por elección, como ahora, que tienen una moto comprada por sus papis y que para demostrar lo macarras que son se gastan un dineral (que por otro lado los chavales de los ochenta no tenían) en "tunear" el coche, comprarse un "perro peligroso", o llenarse la cara de piercings y el cuerpo de tatuajes.

Quizás sea también una mezcla nostálgica, porque es algo que no me tocó vivír y que tampoco va a volver.

En cualquier caso, este blog está dedicado a ellos, a los quinquis ochenteros. A sus películas, que iré pinchando, y a sus actores, de los que veréis la biografía.

Espero que lo disfrutéis.

6 comentarios:

  1. Por.fin he encontrado una persona que piense y sienta como yo.sobre ese tema,lástima de dos cosas 1que ese tema ya no exista por que ese tipo de personas justo así ya no existen o quedan muy pocas y muy quemados,2 que no tengas facebook para poder seguir hablando contigo de esto.que hay mucho que hablar,por.si te animas sergio Robledo colorado

    ResponderEliminar
  2. Os felicito por todo el trabajo que te has tomado reuniendo información en vuestro blog, es un regalo para los que nos dé por buscar más información después de haber visto una de estas películas. Yo conozco bastante sobre lo relacionado con Barcelona, pero de los chicos que eran de Madrid sabía más bien poco (hasta que he leido esto)... Me gustaría decir algo, y es que esa especie de código del honor, o ley de la calle, de alguna manera en algunos ambientes sigue existiendo, y en realidad es eso, un código, e igual que las leyes son normas que no implican ni la bondad ni la maldad de quienes las cumplen, a fin de cuentas, hecha la ley hecha la trampa, y en esto igual. No significa que a priori sean ni mejores persones ni peores. Te puedo decir que ahí, como en todos lados, hay persones más nobles y personas más traicioneras. Hace un rato he estado viendo Los placeres ocultos, de Eloy de la Iglesia, también...No me extrañaría que en algunos planos aparezca gente de la que sale también en Colegas, Navajeros, etc, haciendo de extras... Pero la información es muy limitada, no se encuentra mucha.. Bueno, otra vez gracias..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por pasarte y comentar :)

      Precisamente este blog empezó tras comprobar lo complicado que es encontrar información verídica en la web.

      En cuanto a la "ley de la calle" estoy segura de que estás en lo cierto, pero ésta época fue muy particular e irrepetible debido a la transición, la situación social, el éxodo rural, la falta de información, la sensación de libertad... Es una coyuntura que no va a volver a darse; simplemente la gente era diferente. Por eso se puede recordar con cariño.

      Acerca de los secundarios apenas hay información (ya es dificil encontrar sobre los actores principales...), pero si te da por investigar anda con pies de plomo porque hay muchísimas mentiras. El único que he visto "repetido" es Antonio Rielo, un tipo bajito y delgado con la cabeza afeitada, que es uno de los tres choricetes principales en De tripas corazón, y sale tambien de secundario en El Pico II, animamdo en la pelea Pirri VS Tejas. Pero lo vi por casualidad, supongo que habrá mas :)

      Un saludo!

      Eliminar
  3. Ah, pues me fijaré en este que dices, a ver si lo identifico.. En las películas que se repiten muchos es en las de La Loma, haciendo de personajes secundarios y muchas veces diferentes en cada película.. Hasta sale uno de los hermanastros reales del Vaquilla en un par de ellas, el Caricas, jaja..(Miguel Ugal Cuenca se llamaba - está muerto, para variar- si no recuerdo mal)
    Ya he visto que la información hay que cogerla con cuidado porque hay mucha gente que dice cosas que no son, esto incluso ya pasaba antes de existir internet, al crearse esa especie de halo legendario en torno a algunas de estas personas, la gente tendía a inventarse cosas, y he visto que algunas de tan dichas han pasado a estar escritas en páginas de internet, desde aquella época hasta ahora,a pesar de no ser ciertas.
    Si que es verdad que era la gente como diferente, cuando veo estas películas, reconozco palabras, expresiones, incluso gestos que usaba la gente en aquella época que han ido cambiando, es muy curioso (yo era niño por aquel entonces)Incluso el físico de las personas era diferente.. Ni te acuerdas ya hasta que no lo ves de nuevo. Eso me hace pensar cómo sería a hora poder ver directamnete a gente de la Edad Media por ejemplo, sería algo que seguramente no nos podríamos imaginar de lo diferente que sería con tanto tiempo de cambios.
    Lo que me llamó la atención en un sitio que vi más tarde ayer noche fue algo que había escrito un hombre respecto a la época, digamos, post-kinki, sobre el hecho de que dejó de hablarse tanto de este fenómeno, los periódicos no hablaban apenas de esto, y mucho menos se hacían ya películas. Al vivir la adolescencia en los ochenta pude comnprobar que hubo uan especie de cortar con muchas cosas, no sólo con esto, música que se había escuchado mucho de repente estaba totalmente ignorada y si no la conocías de antes ni sabías que existía, es un ejemplo, lo mismo con modas de vestir y un montón de cosas más. Parecía que había más libertad, pero era una especie de espejismo, era libertad si te encuadrabas en alguno de los estilos que se aceptaba en el momento, fuese llevar el pelo de punta de colores o ir de heavy o varias cosas más, pero siempre algo que fuese aceptado en la época. Fue una especie de primera oleada de lo políticamente correcto. Y el fenómeno kinki no encuadraba ahí, ni tampoco hablar de todos los miles que morían de sida, de accidentes de tráfico o de sobredosis. Era algo ignorado totalmente. Yo siempre había pensado que era un reflejo de la época de REagan en USA, y que el conservadurismo de su administración llegaba aquí de algún modo. Pero lo que decía este hombre es que en España, toso el fenómeno de la delincuencia juvenil, y después de tantas muertes (porque fueron muchas, muchísimas) era un reflejo de lo mal que se había llevado la transición, y que por lo tanto, el gobierno de turno hizo lo que pudo para que se dejase de hablar de ello. En fin, me ha parecido un razonamiento interesante. Jeje, bueno, ya no doy más la paliza, que me he terminando enrollando como una persiana.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece que precisamente eso es lo que pasó, que ya en aquellos años se empezó a crear una pequeña leyenda en torno a estos actores, y con los años y la falta de información eso no ha hecho más que extenderse y agrandarse. Y luego hay gente que, no entiendo el motivo, pero todavía ha inventado más mentiras. Pero poco a poco, iremos encontrando la verdad :)

      Es verdad que este periodo quedó enterrado, y ya he escuchado la teoría de que las autoridades se esforzaron por que se olvidase lo antes posible. También se habla de la relación que tuvieron con el narcotráfico, especialmente en el País Vasco pero no únicamente. De hecho en una entrevista de la época, Berta Socuéllamos (Ángela en Deprisa, deprisa), comentaba que en determinados barrios menos favorecidos, la policía acostumbraba a pararte sin razón por la calle, y en algunos casos robaban a los jóvenes, e incluso policías con el mono paraban a yonquis para robarles la dosis que llevaran encima. Esto es MUY fuerte, y pasaba! La gente lo veía! El abuso de poder era tremendo, lacra normal del franquismo. Pero se escondió todo, fue una época negra que se silenció con el ruido y el color de "la movida" mientras todos los días aparecían cadáveres en cada esquina y portal.

      Yo creo que justo en la transición sí que hubo libertad, pero fue una libertad ciudadana que la autoridad cortó de raiz manipulando medios de comunicación etc... en aquel entonces ni nuevas tecnologías ni nada, así que lo que no tocasen en la radio o saliera en televisión, era difícil de llegar a conocer, por ejemplo.

      También se ha dicho que esta relación que se comenta entre autoridades y narcotráfico se dió para canalizar la delincuencia juvenil que estaba en auge; es decir que quedaba mucho mejor decir que la cárcel estaba llena de yonquis que delinquían para drogarse, que decir que estaba repleta de jóvenes sin educación, que habían sido totalmente ninguneados por los poderes sociales, que no tenían trabajo (el paro juvenil de aquella época era bestial), ni tampoco futuro. Eso exigía responsabilidades y compromiso.

      Enróllate todo lo que quieras, que para eso está el blog, para que podamos poner cosas en común y charlar de lo que nos gusta! :)

      Un saludo

      Eliminar
    2. Hola, soy el mismo del anterior comentario que me he hecho una cuenta en google jeje. Pues es fantástico poder hablar de algunas cosas que a la mayor parte de la gente ya no le apetece recordar.. Es cierto eso de que justo en la transición hubo unos instantes de libertad, si, lo he pensado muchas veces, mi hermana que es un poco mayor que yo también me lo ha dicho a veces. Yo en el 75 tenía siete años sólo y no fue hasta pasado mucho tiempo que empecé a darme cuenta. También recuerdo que a medida que avanzaban los ochenta había una serie de personas que conocía que habían sido muy rebeldes, digamos, o librepensadores, y cuando empezaron a ganar dinero de alguna forma empezaron a actuar también como lo que criticaban. Tengo la sensación a veces que esto se puede extrapolar a la izquierda y derecha de este país, finalmente tanto unos como otros han acabado acomodándose y ahora está pasando lo que está pasando.
      La verdad es que una de las cosas por las que me interesa el tema de tu blog es un poco la nostalgia, hay detalles incluso que pueden ser insignificantes (como por ejemplo ver las calles todavía con las rayas amarillas en la calzada en lugar de blanca o las farolas con luces blancas aún, edificios desaparecidos..)pero que al verlos de repente despiertan en mí un montón de recuerdos de olores, de sabores, de sonidos, de cosas vividas en aquella época..
      Lo de las drogas creo que es algo, por desgracia, que ha pasado en muchos lugares, cuando ha habido una masa ingente de personas con las que no sabían qué hacer, casualmente ha corrido la droga como un rayo. Como tú dices, esa relación entre autoridades y narcotráfico se ha comentado alguna vez, y creo que tampoco es muy disparatado o paranoico tener en cuenta esa hipótesis, pues sólo con imaginarse en el lugar del que tiene poder y sin escrúpulos, qué se haría, y fácilmente siempre coincide con lo más mal pensado. Triste la condición del ser humano, capaz de hacer las cosas más creativas y más destructivas a la vez.
      Gracias de nuevo por contestar :)

      Eliminar